Blog

A Mano Cerámica, una historia de maternidad

Compartir:

A Mano Cerámica es una marca de cerámica utilitaria y decorativa que tiene una íntima relación con la maternidad. Karla Villegas -su fundadora-, es originaria de Tepic, al igual que Gerardo. Juntos tuvieron a Agnes en Ciudad de México y decidieron mudarse a Guadalajara para poder estar cerca de su familia. 

Desafortunadamente, como muchas personas, su vida se fue afectada por la pandemia y su quehacer profesional se tuvo que modificar. Decidieron mudarse a la ciudad de Tepic por unos cuantos meses y ahí es donde inició la experimentación creativa que llevaría a Karla, y Agnes, a crear una marca de cerámica. 

Karla buscó hacer actividades con su hija que le permitieran mantenerse ocupada, un día llegaron a la masa moldeable y Karla se sorprendió al ver su capacidad de crear. Lo que inició como una actividad de esparcimiento terminó en convertirse en un emprendimiento. Un proyecto que le ayudó a desahogar su inquietud creativa, su proceso como madre y le permitió tener un ingreso mientras maternaba.

Sus piezas se caracterizan por macetas y tazas con senos de diferentes tamaños y formas. Esto fue importante para Karla dado el peso que pone la sociedad sobre esta parte del cuerpo femenino. La ceramista se enfrentó a esto al practicar la lactancia prolongada. Durante cuatro años y medio decidió amamantar a Agnes, y notó que la sociedad no tiene solo un conflicto con esta práctica, sino con los senos en general.

También se dio cuenta de cómo el cuerpo cambia durante y después del embarazo, los senos se caen y se hinchan. Pero al final todas tienen tipos de senos diferentes. Fue así como inició haciendo grandes, pequeños, caídos e incluso aquellos que ya no están presentes. Esto con la intención de representar a la mayor cantidad de mujeres posibles. 

Su proceso fue autodidacta. Karla inició A Mano Cerámica experimentando con los materiales y con tutoriales de YouTube. Tuvo una asesoría con una profesional que le señaló su talento nato. Su primer pedido fue para Querencia, en donde aún se pueden encontrar muchas de sus piezas. 

A Mano Cerámica representó no sólo un proyecto de emprendimiento para Karla. También le ayudó a crear una comunidad y promover la aceptación y normalización de los senos; lo cual ha impactado incluso a su pequeña hija. En Agnes nota una mayor libertad y aceptación del cuerpo, su pequeña hija acepta y ve con naturalidad los senos en sus diferentes formas. Lo cual le ayudará a crecer sin los tabúes que normalmente giran en torno al tema. 

Para Karla A Mano Cerámica también fue una nueva manera de vivir su maternidad. Realizando una actividad que le llena, sintiéndose económicamente productiva, y dedicando tiempo a su pequeña hija. 

Karla reconoce la importancia de un grupo de apoyo y el acceso a la información para quitar estigmas que se tienen en torno a la maternidad y los senos. Ella contó con su ginecóloga, pediatra y familia que aprendieron en conjunto con ella sobre cómo quería vivir su maternidad. 

La maternidad es fuerte. Es fuerte por donde la quieras ver. Cambia tu cuerpo y tu perspectiva, te caen más miedos. Sobre todo si vives una maternidad solitaria. Es bueno que te llenes de personas, de comunidad, que hagas tu propio equipo. Es difícil más no imposible. 

No te tienes que perder a ti misma. Recordar que tú eres un ser individual y tu bebé es un ser individual. El hecho de ser mamá no está peleado con ser una profesionista.

Karla Villegas, A Mano Cerámica
Forma parte de
nuestra comunidad
Suscríbete a nuestro newsletter para seguir aprendiendo cómo ser un ambientalista día a día.
Siempre respetamos tu privacidad.