Blog

¿Qué es ser un ambientalista imperfecto?


El cambio transcendental que necesita el Planeta está en nuestras manos. Todos somos afectados por la crisis ambiental, y todos podemos hacer algo para mejorar.


La crisis ambiental es la mayor amenaza de nuestra era. Es un problema que, aunque a veces parezca que está en manos de los ambientalistas, biólogos y bioquímicos del mundo, nos envuelve a absolutamente todos los seres humanos. El cambio climático y el daño al medio ambiente causado por el hombre ha transformado nuestro entorno natural y social. Puede llegar a ser un poco abrumador ya que al final de cuentas estamos hablando de el fin del mundo como lo conocemos y eventualmente de la extinción del ser humano. Pero aún siendo algo esencial para nuestro bienestar y literal sobrevivencia, muy pocos toman acción para evitarlo.

La primera vez que escuche el termino ambientalista imperfecto fue en una plática con Chantal Chalita justamente hace un año en la celebración de El Día de la Tierra en Luv.it. Desde entonces no he encontrado una mejor manera de expresar lo que realmente se necesita para crear un cambio definitivo y transcendente en materia socio-ambiental. Para verdaderamente entender qué es ser un ambientalista imperfecto, tenemos que empezar desde cero.

Pensemos en qué somos como seres humanos. En realidad nuestro cuerpo está compuesto por los mismos elementos que el Planeta. Casi el 99% de la masa del cuerpo humano está formada por seis elementos: oxígeno, carbono, hidrógeno, nitrógeno, calcio y fósforo. El 1% restante está compuesto por potasio, azufre, sodio, cloro y magnesio. Los 11 son necesarios para la vida. Los 11 los puedes encontrar en la naturaleza. La atmósfera de la Tierra es 21% oxígeno y 78% nitrógeno. Para que una planta crezca necesita nitrógeno, azufre, fósforo, potasio y calcio. ¿Puedes ver la conexión?

Antes de querer saber cómo podemos salvar al Planeta, tenemos que entender que el mundo no existe para servirnos, somos parte de el.

Entendiendo que el medio ambiente eres tu, pudedes cambiar la perspectiva a comprender que al tomar decisiones que dañan a tu entorno natural, no solo estás dañando al ecosistema, si no que te estás haciendo daño a ti. Toda acción se regresa, es un ciclo donde todo es parte de un todo.

Y si, puede ser que esta mentalidad te haga pensar que eres un eco-hippie, pero ¿y eso qué? Dejemos atrás la idea de que solo algunos pueden ser ambientalistas. Querer una vida sana, balanceada, sin tener que respirar smog y comer productos procesados no es una debilidad ni algo de que burlarse. Es simplemente ser un ser humano consciente y real.

Ser un ambientalista imperfecto es no tenerle miedo a la innovación. Es estar informado y usar tu poder como persona activa en una sociedad para crear un cambio positivo a favor del medio ambiente pero también a favor de tu propio bienestar. No necesitas ser perfecto, no necesitas ser extremista. El cambio transcendental esta en ser perseverantes y constantes con las acciones pequeñas y efectivas.

Seas lo que seas, hagas lo que hagas, puedes salvar el mundo.


Empieza cuestionando tus hábitos. ¿De verdad necesitas ese producto? ¿Existe una mejor alternativa? ¿Estás comprando por comparar? Se curiosx acerca todo lo que pienses hoy que es normal. Investiga de donde vienen los productos que compras. Hazle preguntas a las marcas que te gustan acerca de sus procesos, de sus planes a futuro y nunca sabes, puede ser que en alguna de esas preguntas llegues a hasta colaborar con ellos. Recurda que nosotros dictamos la demanda. Cada peso que gastas es un voto hacia el tipo de productos y servicios que quieres de las empresas. Si cambiamos lo que pedimos, la oferta cambia también.

Siendo un poco más prácticos, trata de eliminar lo inesesario en todas tus rutinas. Piensa en todo lo que haces desde que te levantas y reflexiona en mejores maneras de hacer esas acciones. Desde los productos que usas para bañarte y lavarte los dientes, el orígen de los alimentos que comes, tu uso de energía. Todo puede siempre mejorar. No se trata de que tranformes tu vida por completo de un día al otro. Trata de hacer pequeños cambios poco a poco encontrando las alternativas que se adapten a tu vida hasta que encuentres soluciones que vayas a sostener a traves del tiempo.

La realidad es que la crisis ambiental nos afecta a todos. Y aunque si es completamente necesario que trabajemos en conjunto con las empresas y el gobierno para crear cambios que funcionen, no nos podemos quedar con la idea de que como individuos no podemos hacer nada. Las excusas ya se acabaron. Cada uno de nosotros dejamos una huella el el mundo, tu decides si quieres que esa huella sea negativa o positiva.

No necesitamos un ambientalista perfecto, necesitamos a millones de ambientalistas imperfectos tomando acción todos los días.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: