Blog

Cinco pasos para sumarte a Julio sin Plástico

Compartir:

Si eres asiduo lector de Luvit sabrás que julio es uno de nuestros meses más importantes. Es durante este mes que intensificamos nuestra invitación a rechazar el plástico de un sólo uso. Mucho hemos hablado ya sobre el enorme contaminante que representa, sobre la cantidad de plástico en los océanos e incluso sobre el hecho de que en nuestro organismo ya existen microplásticos

Es indudable el papel que juega el plástico en nuestra vida cotidiana, pero también en la inminente emergencia climática. Por esto es importante reducir nuestro consumo de este material cuando es de un sólo uso. 

Pero en un mundo donde todo parece ir acompañado de este material, ¿cuáles son mis opciones para rechazarlo? Pasar de un mes a una vida sin plástico puede representar todo un reto. Es por esto que nos dimos a la tarea de reunir cinco acciones puntuales que puedes hacer en tu día a día para sumarte a Julio sin Plástico y convertir este reto en un hábito. 

Prepara un kit para rechazar plástico en la calle

Piensa en dónde encuentras más plástico en tu rutina diaria. Seguro verás que el principal problema está en la manera en la que nos alimentamos. Si eres de las personas que por rutina o por antojo se la pasa comiendo fuera de casa empieza por hacer un kit con botella, vaso térmico, contenedor, cubiertos, popote y totebag para evitar el uso de desechables. 

Cambia tus productos de higiene por sólidos

Otro momento de tu día a día donde seguro encuentras plástico es en tu rutina de baño. Puede que la mayoría de los productos en tu regadera se contengan en envases plásticos: champú, acondicionador e incluso hasta la barra de jabón. Cuando cambias a productos sólidos en tu baño no sólo ayudas a la reducción considerable de desecho plástico. También evitas llenar tu cuerpo y el agua con agentes químicos, apoyas emprendimientos locales y hasta ahorras dinero. 

Empieza a comprar a granel

El plástico se convirtió en una de las soluciones más prácticas para transportar todo tipo de materiales. Nuestros alimentos, artículos de higiene personal, de limpieza para el hogar, hasta artículos que probablemente no necesiten de plástico -como ropa o accesorios- llegan a nosotros envueltos en este material. Pues la buena noticia es que la gran mayoría de esos productos pueden ser adquiridos a granel. Ya sea que vivas en una comunidad donde aún se tengan mercados o tianguis y lleves tus propios envases, o visites alguna tienda a granel que te quede cercana. 

Evita consumir bebidas en envases plásticos

Es súper común cuando llegamos a un restaurante y pedimos un agua, que nos intenten vender una en botella de plástico. Tal vez te dio sed y decidiste pasar a alguna tienda por tu bebida favorita pero esta viene en envase de plástico. Si bien existen ocasiones en las que no podemos evitar comprar algo para tomar en envase desechable, si podemos preferir otro tipo de materiales. El aluminio y el vidrio son más fáciles de reciclar y reutilizar, respectivamente. Si la bebida que estás por consumir se encuentra en alguno de estos materiales, elige esa opción.

Habla sobre tu decisión con tus amigos y familiares

El acceso a la información es el primer paso para tomar mejores decisiones, y Julio sin Plástico es un claro ejemplo. Si entendemos las consecuencias de nuestro consumo de plástico de un sólo uso y nuestras alternativas podemos disminuir este impacto. No te pedimos que seas el eco-fascista de la familia y conviertas cada reunión en un campo de batalla. En muchas ocasiones basta el ejemplo y el hablar desde nuestro cambio personal para invitar a otros a sumarse.