Blog

¿Cómo cuidar tus productos sólidos para que te duren más?

Compartir:

Nuestra percepción de durabilidad como consumidores en relación con nuestro objeto de consumo ha sido una más consciente en los últimos años ¿cierto? Muchxs hemos decidido implementar ciertos cambios en nuestras vidas con motivo de que lo que tenemos nos dure más. Una forma de cuidar nuestra economía, implementar la circularidad, y reconocer nuestro impacto ecológico en el planeta.

Es quizás precisamente por ello, hayas decidido dar el salto a la cosmética sólida, misma que ya supone una gran reducción de residuos plásticos ¡Felicidades! Por esta misma razón es importante el saber que existen ciertos cuidados para que la vida útil de tus productos sólidos sea lo más duradera posible.

Los productos sólidos se activan con el agua. Seguramente has notado que su contacto con la humedad de manera constante deshace mucho más rápido tu champú o jabón sólido. Por esto mismo es muy importante que los guardes y hagas uso de ellos de manera correcta. Es muy fácil y acá te enseñamos cómo.

A simple vista el aspecto de un champú, jabón y acondicionador sólido es por definición seco, engañoso, muy parecido a la barra de jabón convencional con la que solíamos lavarnos las manos antes de ser iluminados por los productos sólidos, pero como todo lo armónico; de inherente fragilidad.

Para su almacenaje

Los cuidados para estos tres productos es conservarlos en una jabonera que elimine el exceso de agua. Una de luffa, por ejemplo, producto 100% ecológico y biodegradable además de económico, perfecta para mantener a estos productos siempre secos.

Otra opción por si acostumbras a realizar viajes, así sean cortos como al gimnasio; es utilizar bolsas de sisal. Estas son ideales para transportaciones y también para dejar secar al jabón después de haberlo utilizado. Lo recomendable es que en ella coloques los pedacitos del jabón cuando está por terminarse, así evitas el desperdicio.

Como dato curioso, estas bolsas están compuestas por las fibras de las hojas de sisal, por tanto, su origen es 100% natural, haciendo posible compostarla terminando su vida útil.

Como alternativa extra puedes guardar tus pastillas de productos sólidos en una cajita de corcho. El corcho es un material que nuevamente destaca por ser 100% natural, renovable y biodegradable, resistente y ligero con capacidades únicas para la conservación de tus productos, pues es impermeable a líquidos, aislante térmico, elástico, ignifugo, hipoalergénico y comprensible. Como dato curioso de este material, es que, la extracción de este es un proceso muy respetuoso y de bajo impacto ambiental puesto que no depende de la tala de árboles.

Durante el uso de tus sólidos

Muchxs desconocen que los profesionales del cuidado del cabello recomiendan no lavarlo diario, pero es indispensable conozcas tu tipo de cabello para saber con que frecuencia hacerlo. Una vez esclarecido este punto, podemos continuar con los tips que deberás incluir a tu rutina de lavado:

No frotes directamente la barra del champú o acondicionador sólidos sobre tu cabeza. Tienes que hacer espuma entre tus manos con un poco de agua y posteriormente aplicarlo de medios a puntas, no desde la raíz. Si bien también puedes frotar estos productos directamente sobre tu cabeza; hacerlo impedirá su durabilidad.