Blog

¿Cuáles son los tres combustibles fósiles?

Compartir:

A finales de este año se pondrá en marcha en México, un proyecto en el cual se han invertido poco más de 8.000 millones de dólares y otros 100 millones más para poder construir, resucitar y privilegiar a los combustibles fósiles sobre las energías renovables. Por lo cual merece la pena que conozcas cuáles son este tipo de combustibles.

La energía obtenida de materia orgánica muerta se originó hace mucho tiempo y recibe el nombre de combustibles fósiles. Estos se logran clasificar en tres tipos: petróleo, carbón y gas natural. De acuerdo con las Naciones Unidas, comprenden el 80% de la demanda de energía primaria actual, esto a nivel mundial. La quema de estos combustibles nos da la energía eléctrica que utilizamos para ver la televisión, cargar el celular o trabajar en la computadora. Por mencionar algunas actividades.

Empecemos por su origen

Un fósil, esta materia orgánica muerta y prehistórica que alguna vez fue un animal o una planta y se preservó durante millones de años de forma natural bajo muchas capas de tierra, al fondo de mares, lagos u otro tipo de cuerpos de agua que favorecieron su evolución por medio de diversas reacciones químicas de descomposición hasta recibir el nombre de petróleo, carbón o gas natural, respectivamente.  Es por esto mismo que los combustibles fósiles son recursos naturales no renovables. Por lo menos, no hasta dentro de un par de millones de años más.

Petróleo

Con origen en los restos de microorganismos marinos y extraíble de distintas profundidades de los mares; desde los 600 hasta los 5,000 metros, el petróleo representa un grave problema de polución. Esto desde su extracción hasta su utilización. Se estima que son alrededor de 3 mil 800 millones de litros de petróleo crudo o refinado contamina los mares cada año como resultado de actividades humanas.

Sus usos más frecuentes van desde combustible doméstico e industrial, así como carburante y lubricante. Por lo que podemos atribuirle nuestra movilidad al hacer uso de algún medio de transporte no sustentable. Así como la iluminación y calefacción en nuestros hogares., por mencionar algunos. El petróleo representa alrededor de un 60% de los productos químicos que proceden de la industria petroquímica como, por ejemplo, nuestro enemigo el plástico.

Carbón

Es probablemente el combustible fósil más abundante en la actualidad. Se estima que se poseen reservas para al menos 200 años más de este recurso. Tiene origen en el depósito de materia vegetal en la tierra que de manera paulatina se va compactando y calentando durante años hasta ser extraído en minas.  Este mineral ha duplicado su consumo en todos los países alrededor del globo, especialmente en China e India.

Entre los usos más relevantes de este combustible fósil, se encuentra la generación de electricidad, la producción de acero, la fabricación de cemento y la producción de combustibles líquidos. Su quema genera emisiones de CO2 convirtiéndolo en el principal causante del cambio climático.

Gas natural

El peor de los males, el combustible fósil menos dañino de los tres, de un origen muy similar al del petróleo (derivado de microorganismos marinos) y de apenas tres décadas de uso de manera masiva. Un combustible fósil que igualmente se extrae por medio de la perforación y que a pesar de que su uso se volvió más popular en las últimas décadas, está en peligro de encarecer puesto que se estima que se agoten las reservas mundiales de este combustible en menos de 50 años.

De acuerdo con las Naciones Unidas, las emisiones mundiales de dióxido de carbono a causa de combustibles fósiles aumentaron un 62% en los últimos años. En México un 64% del total de emisiones contaminantes son atribuidas a la quema de estos mismos combustibles.

Vamos en mal camino según el informe más reciente del  secretario general de la ONU dónde exaltó “la adicción de la humanidad a los combustibles fósiles”.