Blog

Cuatro tequilas con prácticas responsables

Compartir:

El 24 de julio se celebra el Día Internacional del Tequila, la bebida más representativa de México. El tequila es un vestigio de la cultura de occidente, testigo de innumerables historias y personaje activo en la gastronomía nacional. Pero este día se conmemora porque en el 2006 la UNESCO declaró el paisaje agavero como Patrimonio de la Humanidad. 

Ir de Guadalajara a Tequila y acercarse al Volcán de Tequila es un verdadero deleite para la mirada. Los mares de agave ondean en el terreno rojo y lo tiñen con su característico azul. El primer pueblo que pasas es El Arenal, de ahí sigue Amatitán y terminamos con Tequila. Esta es una de las principales regiones productoras de tequila en donde podemos encontrar las casas de marcas como Cuervo, Sauza y Herradura. 

La popularidad del tequila representa un importante motor económico para la región. Pero el incremento potencial representa también una sobreexplotación de recursos naturales. Ahora algunos plantíos de agave sufren de siembra excesiva, se someten a procesos químicos y esto ocasiona daño a algunas especies como el murciélago agavero. 

Afortunadamente existen marcas que buscan continuar con la tradición tequilera pero se preocupan por el medio ambiente. 

Don Julio

Don Julio forma parte del grupo Diageo, quienes cuentan con un plan de sustentabilidad al 2030 que entre otras acciones busca la neutralidad de carbono en toda su producción y el apoyo a agricultores locales. Específicamente para tequila Don Julio, de su proceso las pencas jimadas del agave se utilizan como composta en el campo. Actualmente se encuentran experimentando con el bagazo para encontrar alternativas a su desecho. 

Por otro lado, Tequila Don Julio fue el primero en ser certificado por el Gobierno del Estado de Jalisco con Agaves Responsables Ambientalmente. Esto por su responsable administración y cuidado de sus campos de agave. De estos agaves se generaron botellas de tequila blanco. 

Tequila Ocho

Este es un tequila que se produce en Los Alambiques, ubicada en Arandas Jalisco. Esta es otra región tequilera importante, conocida como Los Altos de Jalisco. Sus fundadores son el Maestro Tequilero Carlos Camarena y el Embajador de Tequila Tomás Estes. Esta es una etiqueta relativamente nueva, salió al mercado en el 2007 pero pertenece al legado tequilero de la familia Camarena. 

Tequila Ocho da suma importancia a la tierra donde se origina, por lo cual tiene un plan para cuidarla. De entrada los campos se usan de manera responsable, los desechos orgánicos se compostan para ellos y también se administra el recurso hídrico. Este tequila cuenta con la certificación bat friendly, el cual asegura que se dejan algunos agaves para que crezca el quiote -una flor con tallo que sale al centro del agave y lo inhabilita para la producción del tequila-; para que los murciélagos agaveros puedan alimentarse de ellos y así garantizar la preservación de la especie. 

Cosmos

Tequila Cosmos fue fundado por Tatiana Becerra y utiliza agaves de la región Valles de Jalisco. Cuenta con dos tequilas: extra alejo y añejo ambos cristalinos, ambos de clasificación ultra premium. Tequila Cosmos es consciente de la importancia de la tierra en sus procesos, y por eso ponen especial atención a su cuidado. 

Entre sus medidas los agaves permanecen en la tierra entre 8 y 10 años -dos más que el promedio- lo que ayuda a evitar la sobreexplotación de los terrenos. Se practica la rotación de cultivos, una vez que se cosecha el agave se rotan 2 o 3 cultivos como el maíz para que la tierra recupere sus nutrientes. Los procesos de este tequila mezclan tecnología de punta y procesos artesanales. Gracias a esto el uso de agua se reduce en un 50% y un 60% en energía de vapor. Los residuos orgánicos se destinan a composta y también a la generación de energías limpias que se usan en el proceso. 

G4 Tequila

Tal vez esta es una de las marcas menos sonadas en el mercado nacional pero la realidad es que cuenta con amplia trayectoria. Fue fundado en 1937 por Felipe Camarena y se produce en los Altos de Jalisco. Este tequila busca ser transparente y hablar de las medidas sustentables y orgánicas en su producción. 

De entrada el agua que se emplea en su producción se compone de un 50% de los manantiales de la región y 50% de captación de lluvia. Los campos de agave y los terrenos cercanos a la destilería están llenos de árboles de cítricos y cerezos. Esto ayuda a una fermentación natural gracias a la levadura que estas especies atraen. Tequila G4 garantiza que en ningún momento de su producción se agregan componentes artificiales.