Blog

Día Mundial de la Paz: Pon fin al Racismo

Compartir:

El 21 de septiembre fue declarado por la Asamblea General de la ONU como el Día Internacional de la Paz. Durante 24 horas se dedica el tiempo y los canales de información necesarios a la búsqueda de soluciones para evitar conflictos. Este año el tema central es Fin al Racismo.

“El racismo sigue envenenando las instituciones, las estructuras sociales y la vida cotidiana en todas las sociedades. Sigue siendo un factor clave de la desigualdad persistente. Desestabiliza las sociedades, socava las democracias, erosiona la legitimidad de los gobiernos, y … es un flagelo que además se encuentra inequívocamente ligado a la desigualdad de género.”

António Guterres, Secretario General de la ONU

El siguiente es una reflexión por el actor y modelo afromexicano Matthew Pierre-lys. Un joven de ascendencia haitiana que busca visibilizar problemáticas sociales a través de su trabajo y redes sociales.

“El racismo no existe en México. Es clasismo”.

Esta frase que suena como uñas en pizarrón es más común de lo que uno podría creer. Incluso se podría decir que el simple hecho de mencionar que México es racista es un tema tabú. Pero si nos damos a la tarea de analizar el origen de este fenómeno social encontraremos que viene de tratar disfrazar un claro racismo con clasismo. Esto desde tiempos coloniales empezando por el sistema de castas español. En este se establecieron protocolos de exclusión basados en la pureza de sangre siendo la sangre española la considerada de mayor dignidad. Mientras que la indígena y africana las que menos valían.

En ese tiempo los españoles blancos ocupaban puestos importantes en la política y economía mientras que los indigenas y africanos trabajaban y tenían que pagar tributos y encomiendas a la corona española. Desde entonces se sembró la idea de que las personas con piel mas clara tienen evidente ventaja sobre los que no, creando así una desigualdad sistematizada. Esto lo vemos también durante el Porfiriato con la modernización y el auge de las haciendas. La explotación de trabajadores indígenas y africanos por parte de los hacendados -que eran hombres blancos-, ocasionaron huelgas para protestar en contra de la desigualdad y maltrato. Estos ejemplos sirven como antecedente para mostrar que el racismo no solo es real sino que ha sido constante en nuestro país

México tiene un problema de amnesia cuando se trata de recordar su pasado racista. Esto ocasiona que sea más fácil ignorar el hecho de que el racismo, no es cosa del pasado. En tiempos actuales lo podemos ver aún más presente.

El racismo en el México moderno

Personajes de la cultura popular del país como Memín Pinguín; una historieta que utilizaba estereotipos racistas contra personas de raza negra, frases como “trabajé como negro” o usar la palabra “indio” como insulto; son conductas racista y micro-agresiones contra minorías. Aunque no se quieran reconocer como tal.

Es un hecho que si eres de piel oscura eres más propenso a sufrir abuso por parte de las autoridades. También eres más propenso a conseguir un empleo mal remunerado, o que la educación que recibas no sea la mejor. Esto en comparación a las personas blancas en este país

El actor y activista Tenoch Huerta nos declara que “En México es más fácil hablar de política, futbol y religión que de racismo”. Esto basado en sus propias vivencias con el racismo en su carrera actoral y el cómo se le han negado roles por ser moreno.

Si analizamos la publicidad de productos o servicios en nuestras ciudades encontraremos que las personas en las imágenes son de piel blanca. Esto da la impresión que ellos son el consumidor ideal y hacen alusión a que la población es blanca. Lo cual contrasta con la estadística de un 64% del país que se considera de piel morena o no blanca.

En tiempos recientes tuvimos un ejemplo del racismo en México. El establecimiento Sonora Prime Grill en la colonia Polanco de la Ciudad de México, causó polémica cuando salió a la luz conductas de discriminación al separar a los comensales por su color de piel.

Para eliminar estas conductas hay que analizar bien el privilegio. Debemos saber de dónde viene y en verdad cuestionar cómo se manifiesta el racismo en nuestras vidas y qué efectos tiene en nuestra sociedad.