Blog

Eco-poesía a la naturaleza

Compartir:

La naturaleza deja de ser el refugio rústico del poeta y se convierte en una cuestión política.


A diferencia de la poesía sobre la naturaleza, la eco-poesía o también conocida como poesía ambiental, explora las complicadas conexiones entre los humanos y la naturaleza. Las y los poetas que la escriben se preocupan por el impacto ambiental que tienen nuestras acciones y buscan crear conciencia para proteger a nuestros ecosistemas. Hoy en día, los poetas se han convertido en testigos del cambio climático, buscan llamar la atención del lector haciendo referencia a diversas problemáticas ambientales. Buscan alzar la voz para contribuir a la preservación del planeta tierra. 

La poesía ambiental cuenta con un enfoque multidisciplinario, incluye pensar, escribir poesía, conocer sobre ciencia y teoría. Un ecopoema debe tener un enfoque hacia el mundo natural (no humano) de alguna forma u otra. En otras palabras, es una especie de poema sobre la naturaleza, pero necesita más que solo el vocabulario de la naturaleza. Los poemas ambientales no solamente tienen a la naturaleza como temática sino que representan relaciones entre cultura, naturaleza, lenguaje y percepción. Estos poemas son de carácter ecocentrista, en lugar de antropocentrista; se enfocan en la naturaleza, en lugar de en el ser humano. 

La eco-poesía está relacionada con el género más amplio de la poesía sobre la naturaleza, pero se le puede distinguir por su descripción de la naturaleza amenazada por las actividades humanas

autora, Ursula K. Heise

La eco-poesía busca promover el ambientalismo y a la vez complacer e instruir a las y los lectores. Sin embargo los poemas ambientales no deben predicar una sola moral, sino celebrar a la naturaleza y darles diversas perspectivas éticas a sus lectores. Algunas personas pueden llegar a pensar que “ya saben esta información” entonces, ¿para qué la necesitan ver en un poema? El objetivo es hacer que las personas sientan los problemas ambientales y no simplemente los piensen o los conozcan. La eco-poesía tiene un gran reto, hacer que la gente sienta la naturaleza, se imagine el impacto ambiental de sus acciones y le ponga sus emociones a las problemáticas e injusticias ambientales. La poesía ambiental no suplanta a la poesía sobre la naturaleza sino que la amplía. 

El término de eco-poesía o poesía ambiental se considera aún muy moderno. Muchos poetas antiguos y contemporáneos han expresado preocupaciones ecológicas en sus poemas sin definirlos precisamente como poemas ambientales. 

Por ejemplo, Rosario Castellanos, una de las literatas mexicanas más importantes del siglo XX, utiliza el lenguaje como instrumento de crítica y poder para abordar problemáticas socioeconómicas. La autora es un símbolo del feminismo y representante de los pueblos indígenas en Latinoamérica y el mundo. En sus intentos por preservar la cultura y promover la equidad de género, también se enfoca en la preservación de la naturaleza. 

“El mundo gime estéril como un hongo.

Es la hoja caduca y sin viento en otoño, 

la uva pisoteada en el lagar del tiempo

pródiga en zumos agrios y letales.”

Con este fragmento del poema “Apuntes para una declaración de fe”, inicia el libro de “Poesía no eres tú” por Rosario Castellanos. La primera frase describe los inicios del mundo, como Castellanos lo dice en “Mujer que sabe latín”: “Lo que yo quise decir era que el mundo tenía una generación tan espontánea como la del hongo (…) que el mundo era, en fin, el ejemplo perfecto de la gratuidad.” 

Después, la escritora utiliza expresiones como “la hoja caduca y sin viento en otoño”, “la uva pisoteada” y  “zumos agrios y letales” para describir elementos naturales de la creación del mundo. A través de sus versos va describiendo el mundo natural y comunica emociones colectivas, pero a la vez transmite un mensaje de alarma. 

“en el litoral bravo de mestiza

mellado de ciclones y tormentas,

en este continente que agoniza

bien podemos plantar una esperanza.” 

Castellanos concluye el poema con el fragmento anterior, explicando que para poder llegar a la esperanza se debe retornar a los inicios de todo, a lo natural; a pesar de los desastres naturales “ciclones y tormentas” que se presenten.

Para terminar, les comparto con amor un eco-poema ilustrado de mi autoría. Y les abro la invitación para que se animen a escribir sus propios eco-poemas. 

Experimenta un ardor, la resequedad le quema

Le pica pica pica el agua con cloro, la contaminada le da diarrea

Observa miseria, llora sin consuelo

Su chispa permanece, su mente flota automáticamente

Percata un aumento en su temperatura corporal, seguido de una tormenta en la espina dorsal

¿Será el cambio climático?

¿A qué santo le debe rezar?

A Mar le dio alergia la tierra, ¿serán los pesticidas o los viejos panzones que la gobiernan?