Blog

La copa menstrual y su impacto ambiental

Hoy en día tenemos un problema ambiental que se necesita resolver urgentemente: la basura. Es por eso que queremos hablar de un ejemplo sencillo de generación de desechos no reciclables como lo son los productos de higiene menstrual.  

En promedio, las personas menstruantes tienen el periodo durante 40 años de sus vidas. Esto quiere decir que durante ese tiempo consumen productos de higiene íntima como tampones, toallas femeninas o copas menstruales.

Hablando bajo experiencia propia, por ciclo menstrual las personas menstruantes utilizan unos 20 tampones y cinco toallas femeninas. Es decir, 300 productos anuales y más de 12,000 a lo largo de su vida. Si las personas menstruantes somos un poco más de la mitad de la población mundial, ¿se pueden imaginar la cantidad de desechos que esto implica? Aproximadamente cada año se utilizan unos 100,000 millones de tampones y de toallas femeninas, mismas que tardan entre 300 y 600 años en degradarse.  

Es un hecho que para las personas menstruantes es una necesidad básica el tener acceso a productos de higiene íntima. Hace mas de 150 años, se creó una alternativa sostenible para que podamos tener una higiene íntima sin contaminar de manera exponencial. La copa menstrual, aunque fue creada hace mucho tiempo, no es hasta ahora que la popularidad de la misma ha ido aumentado y cada vez somos más las personas menstruantes usando esta alternativa.  

¿Qué es?

Es un recipiente hecho de silicon de grado médico que se utiliza de manera interna en el canal vaginal, recolectando el flujo menstrual en lugar de absorberlo. Después de cierto tiempo, se retira, se desecha el flujo y se vuelve a introducir. Su limpieza es sencilla ya que solo es necesario utilizar agua y hervirla. 

Beneficios Ambientales

El ciclo de vida de la copa menstrual es de un poco mas de cinco años, por lo que su beneficio ambiental es notorio, ya que durante el ciclo de vida de la copa,  la mujer deja de generar residuos de las toallas femeninas o tampones que tendría normalmente. El hecho de que se pueda reutilizar y sea un producto duradero, permite a la persona menstruante mantenerse cómode y limpie sin necesidad de generar miles de residuos diarios. 

Además, el material con el que están hechas las copas menstruales (silicon de grado médico), no requiere de la tala de árboles para su fabricación. Mientras que, por otro lado, las toallas femeninas están hechas con polímeros acrílicos, geles surfactantes y pulpa de madera (corteza de árbol), mas una capa de plástico no permeable. 

Beneficios Económicos 

La copa menstrual tiene una durabilidad de aproximadamente 5 años dependiendo los cuidados que se le den, por lo que el ahorro económico también es significativo, tomando en cuenta el gasto mensual en productos como tampones y toallas femeninas.  

La inversión hecha en una copa menstrual se llega a recuperar en los primeros 8 meses de uso.  

Además de los beneficios tanto ecológicos como económicos, el uso de la copa menstrual tiene miles de beneficios más, te dejamos algunos:

  • Es mucho más cómoda (no notarás que la traes puesta)
  • La puedes usar hasta por 12 horas continuas 
  • Puedes realizar cualquier actividad en el agua 
  • Puedes dormir con ella
  • Olvídate de manchas y accidentes 
  • No causa infecciones vaginales 
  • Crearas una increíble conexión con tu cuerpo 

Y así nos podríamos seguir…. 

Si todavía no te animas a hacer el cambio y usar la copa menstrual, te invitamos a que conozcas un poco más sobre Cuttiecup y sus beneficios y te unas a esta increíble comunidad de personas menstruantes. 

#RompeLaRegla 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: