Blog

LA ÉPOCA ANTROPOCENA: LAS COSECHAS DEL FUTURO ESTÁN ENRAIZADAS EN EL PASADO


Comprender la idea de la época Antropocena nos puede habilitar para moldear positivamente nuestro legado para mañana.



Antropoceno de las palabras en griego:  ἄνθρωπος anthropos, ‘ser humano’, y καινός kainos, ‘nuevo’.

Debido a la intensa actividad e impacto de la humanidad en el planeta  tierra y sus sistemas naturales, científicos han decretado que es necesario nombrar la entrada a una nueva época geológica: la Antropocena.

Una época geológica se refiere a las condiciones de la corteza terrestre durante una escala de tiempo determinada. Los principales objetos de estudio que arrojan los datos necesarios para determinar estas condiciones, o incluso la previsión o detección de una nueva era>época, son las capas y estratos de las rocas sedimentarias, las cuales como lo dice su nombre se van formando y transformando con la acumulación de sedimentos a través de los años (cientos, miles, millones). Es decir, que en el transcurso de una época geológica, todo tipo de partículas se van compactando, cristalizando, erosionando y  amalgamando constantemente, y en colaboración del viento y los ríos  son transportadas comúnmente hasta “cuencas sedimentarias”, uno de los entornos que habilitan la fermentación de esta mecánica ecológica, y la formación de fósiles como petróleo y carbón.

Algunas de las funciones clave de visualizar la taxonomía de las rocas sedimentarias y la superposición de sus estratos es que nos permite tener un registro tangible de la historia de la Tierra a través de organismos, materiales y fósiles encontrados en estas capas, las cuales al ser examinadas, le permiten a los científicos detectar los grupos de organismos predominantes, extinción de especies e impacto en el clima de un intervalo de tiempo en específico. A este estudio e interpretación se le llama estratigrafía.  

Al examinar con exactitud la materia predominante de nuestra época podremos trazar un mapa de los posibles y probables ciclos, clima y ecosistemas de la tierra de al menos un par de generaciones futuras, lo cual nos habilitaría a cuestionar estos mismos escenarios, ¿cuáles si nos gustaría que sucedan y cuáles no? e incluso a imaginar escenarios preferibles del futuro y a construir las evidencias, estrategias y rutas para llegar allí:

A este proceso de visualización se le conoce como Backcasting.  

Comprender a profundidad la época geológica en la que nos encontramos  navegando no solo nos habilitaría a visualizar otros futuros ideales o mas deseables, si no que también a detectar cuáles son los factores impulsores que necesitamos para desarrollar ese camino de regreso al  presente y qué tan pro-activos necesitamos ser (ciudadanes, marcas, empresas y organizaciones) para que esto suceda.  

No se cambian las cosas luchando contra la realidad existente. Para  cambiar algo, construye un nuevo modelo que haga obsoleto el modelo  existente

Buckminster Fuller

Oficialmente nos encontramos en la época Holocena, época en la cual se  desarrollaron todas las civilizaciones humanas y que “se caracteriza” por condiciones climáticas estables, sin embargo científicos han concluido pertenece ahora al pasado, ya que la actividad humana ha corrompido las mecánicas ecológicas de nuestro planeta de manera  irreversible, cosechando y dandole inicio a una nueva época moldeada por nuestras manos: la Antropocena. 

La propuesta de este nuevo tiempo geológico se fundamenta en evidencias de la alteración de los ciclos de la tierra, clima y ecosistemas derivada de contaminantes de escala industrial generados por los humanos.

El geólogo Jan Zalasiewicz, profesor en la Universidad de Leicester  dice que las evidencias de que hemos entrado a una nueva época se  pueden segmentar en tres grandes contenedores: físicas, químicas y  biológicas.  Aquí les presentamos una breve lista de evidencias y situaciones  alterando las mecánicas ecológicas de la época Holocena, allanando el  camino a una nueva.  

LISTA DE 6 DATOS ANTROPOCENICOS:

1. Cada bolsa, botella, pedazo, partícula de plástico que se haya fabricado (aproximadamente 6 billones de toneladas) aún existe hoy, y se estima que alrededor de 8 millones de toneladas de plástico entran a nuestros océanos anualmente. De estos 8 millones de toneladas, alrededor del 35% proviene de los micro-plásticos liberados en un  ciclo de lavado típico en casa de prendas hechas a base de poliéster (2). Debido a información como esta algunos académicos han debatido los méritos del nombre para la nueva época “Antropocena”, proponiendo “Plasticena” “en “honor (jaja)” al material que se esta desparramando y sedimentando en todo el plantea.

2. La extinción de especies no es nada nuevo en la historia del planeta, sin embargo ahora está sucediendo a un ritmo cientos o incluso miles de veces mayor que en los últimos 500 millones de años. El ‘padre de la biodiversidad’ E.O. Wilson estima que estamos perdiendo 27.000 especies al año, o una cada 19 minutos.  

3. Se estima que actualmente hay mas de 23,000 millones de pollos domésticos en el planeta, por lo que el pollo será probablemente el  fósil que le permita a geólogos en un futuro no tan lejano definir la época Antropocena. “Desde mediados del siglo XX, se ha convertido en  el ave más común del mundo. Se ha fosilizado en miles de vertederos y en las esquinas de las calles de todo el mundo”. Dijo el Profesor Jan Zalasiewicz.  

4. En consecuencia directa al calentamiento global, hemos perdido 28 trillones de hielo en menos de 30 años.

5. La Gran Aceleración: nombrada por el científico ganador del premio Nobel Paul Crutzen: un marco gráfico que encapsula las tendencias en los sistemas naturales derivadas de tendencias socio-económicas:

6. “Plastiglomerate” — Plastiglomerado. Es el termino propuesto por la geóloga Patricia Corcoran, el oceanógrafo Charles Moore y la artista Kelly Jazvack para un tipo de roca encontrada en las costas de Hawai, la cual al inicio se pensó tenia un origen extraterrestre. El descubrimiento resulto ser una amalgamación orgánica entre desperdicios-del-hombre y sedimentos naturales, los cuales crearon un nuevo tipo de rocas, las cuales simbolizan los posibles frutos de la época del hombre.  

***

De ser aceptada y decretada oficialmente por la Unión Internacional de Ciencias Geológicas (UICG), significaría que la mayoría de personas vivas en el 2021, hemos vivido todas nuestras vidas en la época Antropocena. 

Para entender mejor la magnitud de la transición de una época a otra podemos señalar por ejemplo el final del periodo Cretácico cuando se extinguieron los dinosaurios hace 66 millones de años, marcado por un incremento híper-masivo de sedimentos del metal iridio, el cual se dispersó del meteorito que colisionó con la tierra acabando con la vida de todos los dinosaurios. 

¿Qué marca un punto de inflexión en nuestra época? Ademas de las señales expuestas en la “lista de 6 datos antropocenicos”, otro marcador clave son las numerosas pruebas de bombas nucleares que se han realizado desde mediados del siglo pasado (1950), las cuales han dispersado elementos radioactivos en todo el planeta. O desde otro enfoque, nuestras formas de vida, economías extractivas y niveles de consumo son el referente contemporáneo de aquel asteroide.

El cambio masivo es inevitable pero tenemos la opción de hackear la época antropocena, Plasticena, o Capitalocena (echándole la culpa al consumo excesivo polinizado por el capitalismo), abordándola desde un  enfoque plural, rechazando lo ego-céntrico en favor de lo eco céntrico, descentralizando nuestras sociedades del capitalismo, re valorizando la materia que nos rodea y haciendo frente a la interconectividad de nuestras formas de vida con las mecánicas ecológicas, habilitándonos así a habitar en simbiosis-prospera con otros organismos del planeta Tierra. Las próximas décadas serán críticas. Necesitamos cuestionarnos, reconstruirnos, cultivar esperanza colectiva y movilizar debate sobre la época Antropocéna, La Gran Aceleración, la emergencia medioambiental y sobre la interconectividad e interdependencia de la salud humana con la de la naturaleza.  

Estos casos a continuación enmarcan una serie de ideas que nos  permiten tocar y visualizar un futuro material más sostenible.  Innovadores que personifican la idea de nuevas entidades que nos gusta  llamar “artesanos del antropoceno”, moldeando positivamente nuestros  tiempos, abordando el desperdicio como recurso:

PARLEY: pescando plástico en los océanos.  

DAAN ROSEGAARDE: Recolectando y “extrayendo” aire contaminado, transmutándolo para crear anillos “SMOG FREE RING”. Cada anillo representa 1000m3 de aire limpio.  

TOOLKIT “ANTROPOCENICO” para comenzar a navegar  nuestra nueva realidad:

1. Toma de consciencia: la mano humana ha alterado mecánicas ecológicas de manera irreversible a una escala planetaria, tanto que una nueva época está comenzado. Las minas del futuro no serán de minerales, serán los vertederos donde en este mismo instante se esta sedimentando materia orgánica e inorgánica, natural y hecha por el hombre.

2. Cuestionamientos: es fundamental cuestionarnos ¿cómo nuestras  desiciones de diseño y consumo afectan la historia de todos y todo?, ¿qué conexión tenemos con la materia y materiales que nos rodea; la forma en como son procesados para convertirse en objetos y su legado en los mundos naturales?

3. Ejercicio para la mente elástica: Soluciona el Problema Eskimo de 9-puntos. Une los 9 puntos con 4 lineas sin despegar tu lapicero del  papel. Estimula tu cerebro elástico para la resolución de problemas complejos. 

[para ver la respuesta ve a IG @materiaparadiso o simplemente busca en Google “Problema Eskimo de  9-puntos”] 

4. Oportunidad: La contaminación de ayer, puede ser la materia prima  de mañana.

5. Especulación: Con un modelo entrenado con Inteligencia Artificial  amalgamamos un data set de mas de 500 imágenes, simulando la  aceleración del proceso en el tiempo de sedimentación de materia orgánica e inorgánica, arrojando imágenes interpoladas reflejando la estética de la posible materia “antopocenica” del futuro. ¿Qué pasaría por ejemplo si el coral se sedimentara con, huesos de pollo doméstico y desechos electrónicos?, ¿sería una nueva especie de combustible fósil?, ¿se consideraría un recurso natural o artificial? 

6. Lectura: Diseño para el Mundo Real: Ecología Humana y Cambio Social, Victor Papanek.

7. Inspiración:  

Aquello que existe puede ser transformado. Aquello inexistente tiene  usos ilimitados.  

LAO-TSE 

AÚN HAY TIEMPO PARA CAMBIAR LA HISTORIA.


Matrix de referencias:  

https://www.wwf.org.mx/quienes_somos/planeta_vivo/antropoceno/

https://es.wikipedia.org/wiki/Cuenca_sedimentaria

https://www.nationalgeographic.org/encyclopedia/anthropocene/

https://www.bbc.com/mundo/noticias-46545594

https://es.wikipedia.org/wiki/Cuenca_sedimentaria

https://es.wikipedia.org/wiki/Estratigraf%C3%ADa

https://rebellion.global/why-rebel/

https://www.theguardian.com/environment/2020/aug/23/earth-lost-28-trillion-tonnes-ice-30-years global-warming 

https://www.pik-potsdam.de/en/news/public-events/archiv/alter-net/former-ss/2007/05-09.2007/ steffen/literature/ambi-36-08-06_614_621.pdf 

https://www.iugs.org

https://www.parley.tv/#fortheoceans

https://www.studioroosegaarde.net/project/smog-free-ring

https://www.instagram.com/materiaparadiso/

1. Fashion Revolution fanzine: Action Required: 10 Global goals that will change fashion, 2020  

2. Napper & Thompson, 2016


LAS IDEAS EXPRESADAS EN ESTE ARTÍCULO SON FRUTO DE LA INVESTIGACIÓN DE CHRISTIAN STEFANONI AL FRENTE DE MATERIA PARADISO.

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: