Blog

La moda y el lujo dicen NO al uso de pieles

Los últimos años han sido cruciales en la batalla en contra de la crueldad animal. Desgarradoras campañas nos hacen conscientes sobre la calidad de vida y tipo de muerte que reciben diversos animales en las industrias de la alimentación, salud y belleza; y moda. Desde el conejo Ralph narrando su “día laboral” en un laboratorio, hasta enérgicas protestas de PETA en diversas semanas de la moda alrededor del mundo. En días recientes el gigante de la moda de lujo Kering anunció que sus marcas abandonarían el uso de pieles. 

François-Henri Pinaul, CEO de grupo Kering; declaró que no existe espacio para el uso de pieles en la industria del lujo. Este conglomerado francés incluye a marcas como Gucci, Bottega Veneta, Stella McCartney, Balenciaga, YSL, Alexander McQueen; entre otras. Y si bien Gucci y Bottega Veneta habían tomado esta decisión desde hace ya algo de tiempo; ahora todo el grupo se suma a políticas libre de pieles. 

Pero como comentamos anteriormente esto no es nuevo en la industria de la moda y específicamente, el lujo. La lista de marcas libres de uso de pieles incluye a Burberry, Chanel, Coach, Diane Von Furstenberg, DKNY, Versace, Prada y Armani. La noticia sorprende dado que la industria de lujo durante mucho tiempo estuvo relacionada con el uso de pieles como zorro, conejo, visón, nutria, cocodrilo, serpiente y muchos más. 

Esto se podría deber a una generación al frente del mercado mucho más consciente de su responsabilidad con el Planeta y sus habitantes; la Z. Pero la realidad es que no estamos frente a un discurso nuevo. Durante años PETA ha protestado y bañado de pintura roja pasarelas alrededor del mundo donde aún se usan pieles. Además han presentado desgarradoras campañas donde se crea conciencia del origen del material. ¿Cómo olvidar aquellas donde una bolsa de lujo se encontraba llena de órganos o de modelos desfilando con cadáveres de distintos animales.

El discurso ha tomado relevancia y visibilidad con aliadas como la modelo Naomi Campbell o la actriz y activista Pamela Anderson. Ambas personalidades se han negado al uso de pieles e incluso han participado en campañas donde argumentan que es mejor ir desnudas antes que usar una. Otro ejemplo lo encontramos en la cantante Billie Eilish, quien se rumora presionó a la firma Oscar de la Renta a abandonar el uso de pieles a cambio de usar uno de sus diseño en la MET Gala celebrada en septiembre de este año.

Incluso personalidades como la Reina Isabel II de Inglaterra declaró por medio de la casa real en 2019 que abandonaría el uso de pieles en su guardarropa. Esto representa un cambio radical en una de las instituciones más antiguas y conservadoras del mundo: la Corona Inglesa. Debemos recordar que al igual que la Iglesia Católica, el uso de pieles resulta hasta simbólico y ritual en muchas de sus prácticas. 

Los gobiernos del mundo y asociaciones privadas también han puesto manos a la obra en pro de los animales. En el primer semestre del 2021 Israel anunció que prohibiría a partir del 2023 la venta de pieles en su territorio; esto incluye a las industrias de la moda y el lujo. En el 2019, el estado de California promulgó una ley local que prohibió la manufactura y venta de nuevos artículos de piel. 

El uso de pieles para vestimenta es tan antiguo como la conciencia de nuestra desnudez. Pero ya no somos esas poblaciones que entendieron la necesidad de un refugio y cazaban para vestirse. El proceso a una sociedad más responsable y justa con el Planeta y sus habitantes exige la protección de las demás especies. El uso de pieles no debe continuar siendo una prioridad en una industria que ya hace tanto daño al medio ambiente. 

Deja un comentario

A %d blogueros les gusta esto: