Blog

Mitos y verdades de la transparencia en la moda

Compartir:

Estamos en el mes de la transparencia en Luv.it y eso me puso inevitablemente a pensar en todos lo que esta palabra involucra: visibilidad, verdad, avance; estas tres palabras son clave para definir a la transparencia y entender para qué nos sirve como consumidores, específicamente hablando de la transparencia en la moda, pues como bien anunció Isra Vázquez -editor de Luv.it- en su carta editorial del mes, gracias a Fashion Revolution y los esfuerzos en conjunto alrededor del Índice de Transparencia de la Moda, hemos avanzado muchísimo en temas de transparencia.

Sin embargo, a pesar de que ya existe mucha información sobre en qué sí y en qué no nos ayuda la transparencia como consumidores; aun existen algunos mitos que es importante aclaremos de una buena vez por el bien del crecimiento común ¡wiii! (:

¿Qué es la transparencia?

Antes de irnos a los mitos primero aclaremos qué es la transparencia. La transparencia es, en definitiva, un instrumento de control; a la vez que una herramienta de comunicación y diálogo para las personas involucradas en una industria. Desde productores hasta vendedores y consumidores, todos están involucrados en este proceso de transparencia.

En la gobernanza y las políticas públicas, este concepto es uno de los primordiales para hacer fluir las acciones puntuales alrededor de un Gobierno. Sin la transparencia no se pueden confirmar, negar o mejorar las iniciativas. Por lo tanto, sin la transparencia no se puede avanzar.

MITO 1: Te hace sostenible

Falso. Reportar tus aciertos y desventajas no te hace sostenible. Sin embargo ayuda a poner en perspectiva todas las acciones y suministro que ocupas como pequeño o gran empresario que forma parte de la industria de la moda y a partir de esto trazar caminos reales que te ayuden a empezar o avanzar en tu camino hacia la sostenibilidad.

La transparencia no te hará sostenible pero sí es probablemente uno de los primeros pasos para caminar hacia la mejora ambiental común y reconocer cuáles son tus puntos de oportunidad y en cuáles llevas ventaja o vas por buen camino. La transparencia es una herramienta para la sosteniblidad.

MITO 2: Es preferible comprarle a una marca transparente

Verdad. Aunque todo siempre dependerá de las acciones puntuales de una marca, la transparencia ayuda a que como consumidores tengamos pruebas de si esas acciones son reales o no. La transparencia de una marca debe contener datos duros y estadísticos sobre, por ejemplo, cantidad de recursos utilizados y también debe puntualizar datos verificables sobre proveedores de insumos y estos datos son los que debemos utilizar y pasar por nuestro filtro de sentido común para saber qué preferir al momento de una compra.

Una marca transparente es una marca que se preocupa por dar resultados a su público y si cada año mejora en estadísticas eso te dice aún más de la calidad de marca y valores que oferta. Es en ese sentido que preferir comprar a una marca transparente siempre tendrá ventajas sobre las que no.

MITO 3: Es peligrosa para los empresarios

Falso. El que nada debe, nada teme. El crecimiento jamás debe hacerse a costa de los derechos de otros, si es así entonces no es verdadero crecimiento. Parte de las bases que cimienta la transparencia en el camino hacia una industria sostenible, implican pensar y crear nuevas formar de negocio que no vulneren los derechos humanos básicos de una persona, como lo son el acceso a la salud y una salario digno. Derechos que generalmente se ven atacados cuando un proveedor no los puede ofrecer a sus trabajadores por mantener los precios bajos.

Este sistema de producción no puede seguir vigente y la transparencia ayuda a vigilar que cada vez sean menos los casos de trabajo vulnerado en la industria. Nuestro país tiene una orgullosa industria maquilara; por lo tanto este apartado es una de las mayores ventajas de protección que le damos a nuestro país al acercar políticas que favorezcan los procesos transparentes.

Por último recordemos que, como dice Carry Somers, fundadora y directora de operaciones mundiales en Fashion Revolution: la transparencia es poder.