Blog

NO MÁS “MODA SOSTENIBLE”: UNA NUEVA VISIÓN HACIA LA SOSTENIBILIDAD.

Compartir:

El goce estético, uno de los elementos que sustenta la existencia y el éxito de la industria de la moda no es suficiente. Nunca lo ha sido. Movimientos artísticos, sociales, políticos y de otras índoles; han influenciado la manera en que la moda representa a una sociedad en un tiempo y espacio determinado. La moda hoy habla el lenguaje de la responsabilidad, la consciencia y las segundas oportunidades.


Dese hace poco más de diez años, el movimiento de la ética, así como de una producción y consumo lentos en la moda, comenzaron a tomar fuerza en diversos círculos académicos, empresariales y políticos; conduciéndonos como sociedad a una carrera en favor de comunicar y proponer alternativas que apoyen la reducción de los impactos socioambientales producidos por las industria textil y la de la moda. 

Sin embargo, también es cierto que esta carrera hacia la sostenibilidad se ha visto a veces torpe, a veces lenta y a veces incrédula; con respecto al papel y compromiso de los actores de las industrias textil y la de la moda. Por un lado, debido a la falta de consenso respecto al concepto “moda sostenible”, “moda ecológica”, “moda verde”, “eco-moda”, moda consciente, responsable y más vocablos; usados además de forma indiscriminada. Y por otro, por la consecuente inexactitud de lo que significa la aplicabilidad de estrategias reales, medibles y alcanzables; más allá del mero valor mercadológico; permitiendo como resultado democratizar su consumo en mercados desde el low cost al de la high-end fashion

La problemática en la “moda sostenible”

Entonces, partamos de una primera necesidad: dejar de hablar de moda sostenible versus la moda convencional, de dividir bandos entre los “buenos y malos”. La vara que mide la sostenibilidad no es estándar, y entre más alta la pongamos; más excluyente e inalcanzable haremos la meta: distinguir prácticas dañinas. Pero más importante dirigir los esfuerzos al análisis y a la prueba de alternativas que maximicen los beneficios sociales y reduzcan los impactos negativos en los ecosistemas. 

Los problemas de la sostenibilidad son problemas complejos. La incertidumbre y diferentes grados de vulnerabilidad social y ambiental estarán siempre presentes. Partimos de una conexión y convivencia de múltiples sistemas sociales y ecológicos, y cada uno va a un ritmo y compás que no permite las formulaciones o soluciones exactas y definitivas. La sostenibilidad no es blanco o negro. Por ello, hablemos de una Gestión Sostenible en las industrias textil y de la moda como un sistema de producción, comercialización y consumo que establece la utilización responsable y eficiente de los recursos: naturales, humanos y económicos como base de los pilares de la sostenibilidad. Así como técnicos y tecnológicos, organizacionales, logísticos y mercadológicos; entre otros. 

Desarrollo Sostenible

El beneficio: no sólo un salto cuántico en la forma en la que producimos y consumimos bienes y servicios de este sector; sino la posibilidad de poner en marcha una nueva maquinaria socioeconómica basada en las premisas del Desarrollo Sostenible y de la Economía Circular, cuyo objetivo es que mantener en circulación productos, materiales y recursos biológicos y biofísicos en la economía durante el mayor tiempo posible. Manteniendo su valor y reduciendo la generación de residuos al mínimo.

Lograr el Desarrollo Sostenible requiere de pasos pequeños, grandes y de diversas índoles. Requiere estrategias corto placistas y mercadológicas como método de motivación para el cambio. Pero también largo placistas y no tan mercadológicas que puedan crear cambios sistémicos… Roma no se hizo en un día, dice un famoso dicho; y, la sostenibilidad tampoco tiene una fórmula mágica que transforme en automático un sistema, sus políticas y procesos. Es una transición que requiere esfuerzos teóricos, sí, pero más aún, prácticos; y definitivamente, la visibilidad de los resultados serán la suma de la unión de fuerzas y no de división de las mismas. 

WellThread® de Levi’s

Hace unos días, recibí un paquete, cortesía de Levi´s México para conocer y analizar algunos de los elementos que dan forma a su última colección, resultado de su laboratorio de innovación WellThread®; llamada la colección con el diseño más sustentable hasta ahora, de la marca. Me encantan estos dos términos, más sustentable y hasta ahora… porque definen el esfuerzo perfectible de las estrategias en favor de reducir los impactos socioambientales del sistema de su producción. 

Con ello, se han apegado a la planeación de una hoja de ruta que les permite evaluar y aplicar métodos y metodologías basadas en un diseño eco-efectivo con un enfoque de Análisis de Ciclo de Vida (ACV). Favoreciendo en una primera fase prendas confeccionadas con materias primas como el algodón orgánico y el cáñamo. 

Sobre los materiales

El cultivo de algodón orgánico a pesar de las múltiples críticas, particularmente respecto a su eficiencia por hectárea, a comparación del algodón convencional o transgénico; sigue teniendo mayores beneficios que lo hacen una opción mas viable. Según un informe de Textiles Exchange de 2017, el algodón orgánico emplea un 9 % menos de agua “azul” (de acuíferos y masas de agua en superficie, como lagos y ríos) que el algodón convencional; y reduce hasta en un 98 % los niveles de contaminación al no usar sustancias sintéticas como pesticidas y fertilizantes, favoreciendo además los ciclos naturales de la tierra. Por el lado de la salud humana, representa menos riesgos para los agricultores, al evitar la inhalación y contacto con los tóxicos. Esto beneficia también al usuario final al estar en contacto con un material con menores riesgos por contaminación química-tóxica; que puede causar alergias y daños a la salud.

La condición de durabilidad y reciclabilidad-circularidad también es abordada desde el ACV, ya que este tipo de materiales son más resistentes y duraderos, puesto que al no someterse a tratamientos con productos químicos agresivos, y ser teñidos con pigmentos de fuentes naturales y aplicados bajo una técnica de ultrasonido, no solo reducen su dependencia de la química sintética – y ahorran recurso hídrico-, sino que le dan la característica a la prenda de contar con condiciones estrechamente ligadas a un proceso sostenible y circular- duradero, atemporal, de menor impacto socio ambiental y pensado en mantener los productos el mayor tiempo posible en la economía-. 

***

Levi´s sigue apostando a paso firme por la sostenibildiad; y aunque aún con muchos retos, como todas las empresas del sector; el hecho de mostrar, evidenciar y someterse al análisis de expertos inhouse y fuera de la empresa, permitiéndonos explorar y probar el resultado de sus políticas y acciones, dice mucho de una estrategia de gestión sostenible corto y largo placista efectivas. Están haciendo aquello que Daniel J. Lang, catedrático de la Facultad de Sostenibilidad en la Universidad de Leuphana en Lüneburg, Alemania, calificaría como un proceso vivo transdisciplnario “researching – learning by doing”. 

Una vez iniciada la carrera, no hay marcha atrás. Medir la sostenibilidad, se logra a través de la trazabilidad y transparencia de las operaciones. Contabilizando los costos de los hábitos y prácticas empresariales, para así poder encontrar rutas, procesos y puentes que permitan el desarrollo y continuidad en el tiempo.

El presente y el futuro de las industrias y toda actividad económica se basa en una verdadera sostenibilidad no como una mera cuestión de reputación, sino como una política económica, imperativo de los negocios en el siglo XXI.