Blog

PROTEJAMOS LA SELVA MAYA

Compartir:

El avance de la construcción del Tren Maya en el estado de Quintana Roo; ha despertado la preocupación de ambientalistas y personas interesadas en la protección del medio ambiente. 


Organizaciones como Siempre Unidas AC, Jaguar Wildlife Center, Centinelas del Agua, Red de Formadores Socioambientales y MOCE Yax Cuxtal AC; han mostrado su preocupación debido a los impactos negativos que tendrá la construcción del tramo que une la ciudad de Cancún con Playa del Carmen. Ese tramo ha cambiado de ubicación cuatro veces. El último cambio llevó el trazo a zonas de selva donde la vegetación es abundante y en buen estado de conservación; como en el municipio de Solidaridad.

Lo que sonó las alarmas entre las organizaciones y activistas es el hecho de que este cambio -originalmente el tramo 5 sería construído al lado o por encima de la carretera que une ambas ciudades- al adentrarse cada vez mas en la selva. Lo que aumenta los riesgos de una modificación severa al medio ambiente. Peor aún, las obras se están llevando a cabo sin los estudios de impacto ambiental que toda obra de esa envergadura -sea pública o privada- debe realizar. 

Dentro de las alertas sobre las potenciales afectaciones medioambientales y los daños irreversibles debido a la construcción del tramo 5; Greenpeace llama la atención sobre las siguientes: 

  1. La construcción de infraestructura ferroviaria encima de terreno kárstico, poroso y de poco espesor es altamente riesgosa y puede derivar en inminentes colapsos, además de generar la contaminación irremediable de este acuífero debido a la perforación para la instalación de pilotes y otras estructuras.
  2. Este tramo pasará sobre varios sistemas de cuevas y ríos subterráneos, entre los cuales se encuentra; el sistema Dos Ojos-Sac Actun que es un sistema complejo que pudiera llegar a tener hasta mil km y que aloja restos humanos, faunísticos y cerca de 200 sitios arqueológicos. Esta intervención generará un desequilibrio ecológico irreversible que pone en peligro a especies que en ellas habitan. Entre las que destacan dos especies de peces ciegos que se encuentran en peligro de extinción de acuerdo a la NOM-059 El mar Caribe comienza en las cuevas y en sus cuencas de captación. Todo lo que le suceda a los sistemas subterráneos de Quintana Roo, impactará directamente al mar Caribe.  
  3. Los impactos negativos en la flora y fauna que habita la selva y que alberga a 114 especies de mamíferos terrestres. Algunas de estas con categoría de riesgo (incluidas en la NOM-059), entre ellas el jaguar; y que dependen directamente de las cuevas y cenotes para su refugio y abastecimiento.
  4. La deforestación de decenas de kilómetros y cientos de miles de árboles dificultará la captación de agua hacia el manto freático.
***

Creemos que deben explorarse alternativas al tramo 5 que no fragmenten ni destruyan el hogar de miles de especies nativas. El turismo de bajo impacto y responsable con el medio ambiente, alternativas de movilidad como un tren ligero en vías existentes y estudios de manifestación de impacto ambiental son necesarios para fortalecer a la región y cuidar la biodiversidad mexicana. La biodiversidad y el agua son los recursos más importantes con los que cuenta nuestro país; y por ello, espacios como la Península de Yucatán deben preservarse reconociendo los saberes de los pueblos originarios quienes han sido custodios de los territorios, de la riqueza natural y cultural de México.

Si quieres sumarte a fortalecer la protección de la biodiversidad: participa aquí.


LAS IDEAS EXPRESADAS EN ESTE ARTÍCULO SON FRUTO DE LA LABOR DE GUSTAVO AMPUGNANIDIRECTOR EN GREENPEACE MÉXICO.