Blog

¿Son los insectos la comida del futuro?

Compartir:

Nuestra relación con los insectos es extraña. Pueden ocasionar repulsión, miedo o hasta enojo. Nos enseñaron a verlos como especímenes de peligro o invasores de nuestros hogares. Tal vez puedas relacionar como la reacción más común de un niño al ver un insecto sea intentar pisarlo. Pero, ¿qué hay si te digo que podrían ser el alimento del futuro? 

Si eres mexicano podría no resultar tan exótico el comer insectos. Estamos acostumbrados a escuchar -sino es que a probar- en nuestra gastronomía grillos y escamoles; sobre todo en el centro y sur del país. Si has visitado Oaxaca, seguro probaste algunos con guacamole o en taquitos con Hoja Santa. 

Pero la realidad es que para la persona promedio esto podría calificarse como un platillo poco común o tan sólo una botana. Aunque esto podría cambiar en un futuro. 

Si bien Alberto Rebelo ya había hablado sobre el aumento de esta tendencia alimenticia a partir del 2021; el tema regresó a nuestra mente con el primer episodio de Jonathan Van Ness despierta tu curiosidad. Bajo el título de ¿Los insectos son asquerosos o hermosos? Él afamado estilista hace una investigación sobre la relevancia de estos seres en el Planeta. 

¿Los insectos son asquerosos o hermosos? 

Para el final del episodio Jonathan se encuentra narrando los beneficios de incluir más insectos en nuestra alimentación: costo de los alimentos, acceso al agua y los gases de efecto invernadero. De la mano de Padma Lakshmi visita Hearth, donde conoce al chef Joseph Yoon -director ejecutivo y chef de Brooklyn Bugs- quien les cuenta sobre lo que se puede lograr con insectos en alta cocina. 

Desde un shot de mezcal con hormigas negras, hasta una sopa de hongos con escarabajos; las celebridades prueban diferentes platillos mientras hablan de la ventaja de comer este tipo de proteína. Para empezar podemos hablar sobre las altas concentraciones de antioxidantes y vitamina B-12 que contienen. Como dato curioso el episodio comenta que más de dos millones de personas en el mundo consumen insectos en su dieta regular.

Durante la plática se lanza un dato de interés general: las cícadas, también conocidas cigarras o chicharras no se recomiendan si el comensal tiene alergia a los mariscos. Pasando a un platillo con langostas -insectos-; se comenta sobre su rico valor nutricional: proteínas, minerales y aminoácidos. 

Las ventajas sustentables de comer insectos

También se arrojan datos duros sobre las ventajas de consumir insectos: una libra de carne necesita entre 1700 y 2500 galones de agua. Esto tomando en cuenta el tiempo de vida del animal, su alimentación y su sacrificio. Por otro lado, los grillos sólo gastan un galón de agua por una libra de proteína. 

En un video de VICE en Español se comenta que además, el cultivo de insectos emite 100 veces menos metano que la ganadería. Además necesita 13 veces menos espacio y requiere 12 veces menos alimento. El comer insectos aporta más calcio que la leche y más hierro que algunas verduras. 

En el video, Leonora Milán visita Nutrinsectos en Guadalajara, en donde entrevista a Héctor Jiménez. El recorrido explica el funcionamiento de una granja de grillos. El tiempo de vida es de entre 38 y 42 días. Posteriormente se congelan. El procedimiento es bajar la temperatura paulatinamente, el insecto entra en estado de hibernación hasta congelarse. Esto garantiza una muerte digna, libre de dolor para el animal. 

Los insectos comestibles en México

México y China son los dos países donde es más común encontrar insectos en la dieta habitual. Factor Ciencia de Canal Once dedicó un programa en el 2018 a una extensa investigación donde además se visitó la feria de Actopan en el Estado de Hidalgo. Esta feria gastronómica destaca por su oferta: chapulines, chinicuiles, escamoles, chicharra y escamoles. Tal vez en nuestro país nuestra herencia gastronómica que proviene de los pueblos originarios nos ayuda a aceptar mejor estos elementos en nuestra dieta. 

Existen más de dos mil especies de insectos comestibles. Si bien aún existen temas a solucionar, como su cultivo o recolección; puede que este sea el futuro de nuestra alimentación. Sus beneficios nutricionales, su bajo impacto ambiental y lo fácil que pueden ser de conseguir podrían aportar a solucionar las crisis de salud, ambientales y de alimentación en muchos países.

Tú, ¿has comido insectos? 

Forma parte de
nuestra comunidad
Suscríbete a nuestro newsletter para seguir aprendiendo cómo ser un ambientalista día a día.
Siempre respetamos tu privacidad.