Blog

THE BODY SHOP: CONSTRUYENDO UN FUTURO SOSTENIBLE Y HUMANO

Compartir:

Desde que la sostenibilidad se convirtió en una macrotendencia, palabras como ecológico, sustentable y ecofriendly se usan sin filtro. El greenwashing ha invadido a las estrategias de comunicación de empresas que buscan solo ser parte de esta tendencia de manera pasajera y superficial. Para realmente considerar a una empresa como sostenible se necesita conocer mucho más que solo los materiales de una colección cápsula. Es necesario entender cómo buscan transformar su cultura interna, sus objetivos y avances de responsabilidad socio-ambiental, sus programas de innovación y colaboración y posiblemente lo más importante la transparencia de su camino hacia la ecología. Entender que el desarrollo sostenible no es un cambio de look si no un sendero hacia un destino en común. Gracias a generaciones de activistas apasionados, hoy es más que claro que la sostenibilidad no es un objetivo que podemos dejar hasta el final de la lista de prioridades y cada día más empresas se unen a esta transformación sistemática. The Body Shop es un ejemplo perfecto de cómo el pasado, presente y futuro de una empresa que ha logrado un éxito global pueden alinearse para poner un ejemplo de cómo vivir la sostenibilidad de manera trascendente.

REPENSANDO EL PLÁSTICO

Siendo una empresa que desde su inicio se preocupó por ser diferente y luchar por sus ideales socioambientales, The Body Shop busca transformar nuestra relación con el plástico como consumidores y también como empresas. No es sorpresa el mencionar que la industria de la belleza contribuye a la contaminación de plásticos por su abundante cantidad de empaques de un solo uso. La industria cosmética mundial produce más de 120 mil millones de unidades de empaque cada año. Cómo lo mencionó el líder de New Plastics Economy en la Fundación Ellen MacArthur, Sander Defruyt, los cambios solo se pueden hacer si las empresas y los gobiernos reconocen el problema. 

Al ser parte de las empresas B Corp™ The Body Shop busca usar menos materiales plásticos e incentivar el consumo responsable y circular. En 2029 lanzaron la primera versión de su  programa de rellenado y un programa de reciclaje, además de reducir la producción de 21 toneladas de plástico de sus empaques. Actualmente, más del 68 % de sus envases se pueden reciclar trabajando hacia el objetivo del 100% para el 2025. Sus envases de PET contienen 25 % de material reciclado y para el final de este año tienen como meta aumentar esta cantidad en un 75 %. 

Bajo su objetivo global de desarrollar un modelo circular, The Body Shop también lanzó en 2019 un programa de plástico reciclado de Intercambios Comunitarios de la mano con Plastics for Change. Esta organización es una empresa que, trabaja con las ONG locales Hasiru Dala y Hasiru Dala Innovation (HDI).  El programa consiste en obtener el plástico de recolectores de basura marginalizados en India a quienes se les ofrece un precio justo y un trabajo estable.  Tras recoger el plástico y seleccionarlo en centros de separación de residuos, se limpia, se comprime en balas y se transporta a Europa, donde se transforma, se limpia por completo y se esteriliza. La resina resultante, de grado alimenticio, se convierte en gránulos y se recicla de nuevo para crear nuestras botellas.

En el primer año de operaciones, compraron 250 toneladas de plástico reciclado de Intercambios Comunitarios que se han usado en sus botellas de champú y acondicionador. 

INTERCAMBIOS JUSTOS CON IMPACTO GLOBAL

A demás de repensar la relación con el plástico como empresa multinacional, The Body Shop también fue y sigue siendo pionera en el comercio justo. Desde 1987, lanzaron el programa de Intercambios Comunitarios que en aquel entonces se llamaba Trade Not Aid. Con esta iniciativa buscan impulsar el cambio real en el trato y la conexión auténtica con sus socios proveedores para ser ejemplo de cadenas de suministro sostenibles y éticas. Fundado y ejecutado exclusivamente por The Body Shop este proyecto es el mayor programa de comercio justo de la industria cosmética desde hace 30 años. Para mantener la transparencia, Intercambios Comunitarios se verifica y comprueba de manera independiente por ECOCERT (una agencia de evaluación de comercio justo) a través de auditorías frecuentes de los proveedores y de sus operaciones como empresa.

Si vas a la tienda, puedes encontrar varios productos que forman parte de este programa. Desde la manteca de karité elaborada a mano en Ghana, las botellas de plástico recolectado en la India hasta las bolsas de regalo de papel reciclado provenientes de Nepal. ¿Lo mejor de todo? El programa de Intercambios Comunitarios ya llegó a México. Todo el Aloe Vera que encuentras en los productos de The Body Shop a nivel global viene de una comunidad en Campeche y todas las lufas vienen de Hidalgo. 

Muchos de los socios que forman parte de esta iniciativa son mujeres que viven en zonas rurales y cuyas oportunidades económicas están muy limitadas. Este programa ayuda a  garantizar buenos estándares comerciales para que tengan un trabajo estable, justo y humano. 

La mayoría de las problemáticas sociales y ambientales que nacen de la globalización y el consumismo extremo son temas que no se pueden ver desde un solo punto de vista. Se necesita innovación e interés genuino por querer mejorar y aprender. Son proyectos a largo plazo que crean cambios duraderos. Aún queda mucho camino, pero si abrimos la mente y trabajamos juntos, un futuro sostenible y humano no tiene que ser utópico. 

Conoce todas las soluciones sostenibles de The Body Shop y explora su nueva experiencia de refill visitando su sitio web y sus redes sociales @thebodyshop_mx.